FUTBOL. ÑULS PERDIO 2 A 0 CON ARGENTINOS Y SIGUE LA PEOR RACHA DE LA ERA SENSINI

Un equipo sin sorpresa, tibio e inexpresivo, cayó con goles de Rius y Bogado. Sensini fue expulsado antes del comienzo, y el equipo se repitió en una fórmula que no resultó: centros frontales, fáciles de restar para la defensa del bicho.

[+] Mostrar esta Nota

Ñuls cayó 2 a 0 ante Argentinos, con goles de Rius y Bogado. Los cambios que hizo Roberto Sensini tras la goleada de Independiente no fueron efectivos y el entrenador se retiró de la cancha sin hacer declaraciones, en medio de los reproches de la hinchada. Después del partido, los rumores sobre la renuncia de Boquita arreciaron, e incluso se dieron por ciertos en canales de televisión. El vicepresidente, Claudio Martínez y el manager Gustavo Dezotti negaron enfáticamente esa versión y afirmaron que el técnico dirigirá el entrenamiento de esta tarde en Bella Vista. En realidad, Sensini se tomó unas horas para pensar en su futuro. En seis fechas, el rojinegro sólo sumó 4 unidades.

Muy poco se pudo apreciar en el primer tiempo de todos los cambios que dispuso Sensini tras la goleada sufrida ante Independiente. Los hombres que ingresaron al once titular no le imprimieron al equipo la solidez y la contundencia que fueron los pilares de la campaña en el último certamen. Y por si fuera poco, el equipo ya estaba abajo en el marcador a los 5 minutos, producto de una desatención defensiva que aprovechó el volante Rius, que con remate bajo desde el sector derecho venció a Peratta.

Ñuls acusó el golpe, se adormeció en la cancha y Argentinos se sintió muy cómodo con ese trámite del partido. El técnico del visitante, Pedro Troglio, ubicó dos líneas de cuatro y dos delanteros dispuestos a jugar un encuentro criterioso, inteligente, tratando de lentificar el juego y valerse del nerviosismo del rojinegro. El de los jugadores y de los hinchas, principalmente los pertenecientes a la barrabrava que en una bandera dejaron bien en claro que hay que "dejar todo por esta camiseta".

Aplacado, sin espíritu ni herramientas para avasallar a Argentinos, Ñuls se repitió en una fórmula que pocos réditos le dio: centros frontales, fáciles de restar para la defensa del bicho. El partido se jugaba como quería el visitante. Ni Tonso ni Camacho, encargados de la creación de juego, podían controlar la pelota, que era lanzada por Bernardi y Villalba hacia la zona ofensiva. Los enganches la veían pasar y Argentinos, con muy poco, sólo orden y contundencia, se llevaba un triunfo sin pasar zozobra.

Recién en los últimos diez minutos de la etapa, Ñuls pudo marcar algunos rasgos de superioridad sobre el visitante. Fue gracias a una jugada aislada tras un centro que la defensa roja salvó sobre la línea. La chance de riesgo envalentonó a los jugadores leprosos, que fueron en busca del empate aunque con las mismas endebles armas. A los 36 minutos, Bieler no la pudo conectar con comodidad tras una buena escalada de Camacho por la izquierda. Unos minutos más tarde, Cichero y Camacho también la tuvieron por arriba, pero no pudieron convertir.

Casi nada varió en el segundo tiempo. Ñuls no lograba modificar el ritmo cansino del partido y no le encontraba la vuelta a la propuesta del visitante. Abatido, con escasa fuerza anímica como para revertir la derrota parcial. Sensini, desde el palco, lo percibió, mandó a la cancha a Cobelli y colocó el esquema que trabajó en la semana: 3 3 1 3, con Bernardi como mediocampista por derecha. Sin enlace de compañía, Camacho se sintió más cómodo y desniveló a la marca del bicho. Tuvo buenos intentos por izquierda y el centro, pero le faltó profundidad y no entabló sociedades con los atacantes leprosos.

Como las buenas jugadas eran intentos y no hechos concretos, Ñuls se repetía en centros en busca de la igualdad. Lo tuvo Cobelli luego de que Bieler bajara un pelotazo de Peratta. Confuso, con pocas ideas, Ñuls fue el calco del que salió a la cancha en la primera etapa. Y a río revuelto, ganancia de pescadores. Y Argentinos tiene una caña de las mejores. Astuto, tiene pocas virtudes, pero las conoce y explota a fondo. No había aproximado peligro en la etapa de cierre hasta que Bogado, a los 34 minutos, se valió del paso adelante en falso que dio la defensa rojinegra. Ingresó por el centro del área y la cruzó rasante al segundo palo de Peratta. Mucho premio para lo demostrado por el bicho. Efectivo y contundente. Nada más. Ñuls, en tanto, tiene mucho para preocuparse. Sensini metió varios cambios que no surtieron efecto. Tendrá que efectuar otras modificaciones, más profundas porque está atravesando la peor racha negativa desde que es entrenador del leproso. Las derrotas se repiten y el equipo no muestra respuestas anímicas y futbolísticas.

0 Ñuls: Peratta, Lema, Schiavi, Cichero; Sperdutti, Villalba, Bernardi, Estigarribia, Tonso, Camacho; Bieler. DT: Roberto Sensini.

2 Argentinos Juniors: Navarro, Pistone, Sabia, Gentiletti, Escudero; Rius, Mercier, Laba, Hernández; Niell, Salcedo. DT: Pedro Troglio.

Goles: PT 5m Rius (AJ), ST 34m Bogado (AJ)

Cambios: PT 45m Bogado por Hernández (AJ), ST 8m Cobelli por Tonso (Ñ), 28m Blandi por Salcedo (AJ), 30m Faravelli por Bernardi (Ñ), 36m Almirón por Sperdutti (Ñ) y Berardo por Rius (AJ)

Expulsados: PT desde el inicio Sensini (DT Ñuls), ST desde el inicio (Troglio, DT AJ)

Arbitro: Luis Alvarez


Nota Original: http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/rosario/11-27919-2011-03-21.html

0 Responses to "Una caída que no se termina"

Leave a Reply